Cart 0

“Comenzamos a distinguirnos con el tiempo, apenas como un brillo imperfecto: el niño que no llevó la corbata, ese que hace una mueca de disgusto en la foto grupal. No había que ser un genio para advertir nuestra presencia, después de todo ¿qué niño de seis años demuestra flojera y mala voluntad?”.