Adelanto de El otro montaje: reflexiones en torno al montaje documental de Coti Donoso 08/11/2017 – Publicado en: Adelantos, Libros

Descarga este adelanto en PDF

Prólogo
por Carlos Flores del Pino

El primer libro sobre montaje cinematográfico que leí fue Montaje, arte de movimiento, escrito por Rafael Sánchez. El último, cuarenta años después, El otro montaje, de Coti Donoso. Se escribe poco sobre montaje. Se escribe menos sobre montaje documental.

Pero todo es montaje. Nada remite a sí mismo. Ni en el cine ni en la vida. Las cosas, los acontecimientos, las personas, todo produce sentido en el contacto, en la conexión que se hace a cada instante. El cine une lo que funciona disperso en el mundo inscribiéndolo y organizándolo en una línea de tiempo hasta hacerlo producir sentido. A eso le llamamos montaje. De esa extraña tarea consistente en articular lo disperso, que no es otra cosa que articular realidad, habla este libro lúcido y minucioso.

El documental es el montaje, dice Coti Donoso al comienzo, para luego instalar una pregunta que organiza el libro: ¿Qué diferencia el montaje de ficción del montaje documental? Las lógicas que organizan una respuesta a esa pregunta conducen a otra pregunta fundamental: ¿El lugar donde se produce el sentido, está antes o después del montaje?

El montaje documental, del mismo modo que la escritura, nos permite retroceder y corregir, es decir nos hace posible pensar. Algo que no hemos pensado antes puede resplandecer en el montaje. El cine se hace texto. El montaje puede instalar un pensamiento maquínico. Este libro nos señala que todo está apareciendo. Nosotros y las cosas. Apareciendo en el tiempo. Un tiempo en el que ocurrimos de acuerdo a las relaciones que establecemos. Porque las cosas no son en sí mismas. Están apareciendo. Del mismo modo como aparece ante nuestros ojos en el montaje.

Este libro intenta describir, y en gran medida lo consigue, el modo como se organiza el estallido que irrumpe como pesadilla, contento o fascinación, en el paso de una imagen a la siguiente. Coti Donoso nos provoca, pero también nos consuela al liberarnos de estándares y gramáticas institucionalizadas y decirnos, junto a un grupo de documentalistas que piensan el montaje junto a ella, que cada documental tiene su propia ética, su propia estética, su propia locura. Que la tarea del montajista es desplegarlas.

 

 

 

El misterio del montaje
por Pedro Chaskel

“Entre la información y el relato, nos decía Erich Hackl, hay una distancia decisiva. Esta distancia la introduce la capacidad del creador de construir la realidad y significarla. La información describe hechos, la narración crea sentidos. Los hechos, los empecinados hechos son siempre un límite a la exuberancia de la imaginación, al paseo por las galerías interiores que todos conocemos al soñar despiertos o dormidos. Pero por sí mismos no son nada, sin un sujeto que los signifique, que los capture en un sentido”.
Marcelo N. Viñar
Prólogo al libro La especie humana de Robert Antelme

Si alguna vez has tratado de explicar a un lego o a la gran mayoría de alumnos de un primer año de una carrera de cine, lo que es el montaje en el proceso de creación de una obra audiovisual, comprenderás la dificultad y el porqué del misterio.

Si a la explicación agregas lo del montaje en el documental, y encima aquello lo de la “no ficción” y por si fuera poco El otro montaje, tendrías que tener una capacidad, paciencia y, por qué no mencionarlo, un don especial, para salir airoso del intento.

Pues Coti Donoso, montajista y profesora, tiene ese don, y este libro lo confirma. El otro montaje es un libro que admite varias lecturas, cada una nos enriquecerá, ampliará nuestro horizonte y ayudará a borrar viejos prejuicios.

Las exhaustivas entrevistas a los documentalistas citados nos acercan a la experiencia práctica, al quehacer, y nos permiten vislumbrar la cantidad de opciones que hay detrás de una frase tan simple como escalofriante, según el caso (cito a Donoso): “…hemos de crear una nueva ‘realidad’ a partir de un puñado de fragmentos…”.

Vaya como un pequeño homenaje a este libro y a su autora, una reflexión en torno al papel que cumple el montaje y sobre todo el “otro montaje”, el del cine de “no ficción” (léase el cine “documental y sus alrededores”).

Históricamente el montaje, especialmente en la industria, tuvo muy poca valoración. En un medio netamente machista de principios del siglo XX, fue principalmente encomendado a mujeres, las montajistas eran quienes “pegaban” las películas, se me ocurre que para muchos valía como una cierta similitud entre el coser y el pegar, entre la tarea del sastre y la de la costurera. Basta con ver la jerarquía del nombre de la montajista en la lista de créditos de las películas… si es que aparecía.

Todavía es común en la industria del cine, tanto el americano como en el europeo, que se considere el montaje solamente como una técnica y que ocupa un puesto relativamente menor en la jerarquía creativa de una obra cinematográfica. Incluso no es raro todavía encontrar montajistas que se autodefinan como meros intérpretes del deseo del director y sin intervención creativa importante.

Ciertamente que en El otro montaje la autora nos demuestra todo lo contrario. En la medida que avanzamos en la lectura vamos descubriendo la trascendental importancia creativa del montaje en general y especialmente en la construcción de este cine de “no ficción” que sin el aporte de este Otro Montaje (así con mayúscula) tal vez, probablemente, ni siquiera ¿existiría?

 

 

ÍNDICE DE CONTENIDOS

Toma 1: Ficción y realidad: ¿dos términos en uno?

Toma 2: ¿Por qué otro montaje?

Toma 3: Estrategias y operaciones en el montaje de cine de no ficción
La re-construcción cinematográfica de lo real
Bettina Perut e Iván Osnovikoff: Toda construcción discursiva es ficcional
Carlos Flores: Liberar las operaciones y estrategias
Funciones de tiempo y espacio: estrategias de la continuidad
José Luis Torres Leiva: La intuición y el tiempo en el montaje
Andrea Chignoli: El tiempo de rodaje no es el tiempo de la historia
Maite Alberdi y Juan E. Murillo: Estrategias de ficción para operaciones de no ficción
Análisis de montaje de dos filmes chilenos

Toma 4: Experimentación y búsqueda en el montaje de cine de no ficción y documental chilenos
Tiziana Panizza: Una continuidad resquebrajada
Carlos Flores: Lo orgánico aparece en el montaje
Ignacio Agüero: La negación del guion

Toma 5: El “hacer” y el método en el montaje documental
Métodos de montaje: encontrarse con la mirada
Danielle Fillios: En el documental hay que dejar que las cosas reposen
Andrea Chigoli: El montajista es un traductor de las intenciones del director
Tiziana Panizza: La relación de la directora con su montajista

Toma 6: Primer corte del montaje en Chile
Pedro Chaskel: La austeridad como recurso técnico

Toma 7: La experiencia en el otro continente
El Baile. Por Niels Pagh Andersen, montajista de The act of killing de Joshua Oppenheimer

Toma 8: Enseñar cine de no ficción desde el montaje

Libros de Coti Donoso en La Pollera